Cambio, transformación, transmutación

Algo en mi vida está cambiando.

ImagenAlgo en mi vida se está gestando.

Digo “algo” cuando podría decir yo y dos vidas, pero digo “algo” porque lo estoy viviendo como si eso me fuese ajeno, cuando sobradamente sé que esto que me pasa es de las cosas más reales y ciertas que me están ocurriendo.

El cambio….cambiar es devenir otra cosa, transformarse, transmutarse, dejar una piel para mudar a otra….¿piel?

Notar que ya no eres lo que eras, ni como creías ser y sin tener ni idea de hacia donde te diriges. Incertidumbre. Y, a la vez, es estar en un presente continuo, del cual formas, del cual eres parte y que te atraviesa, te envuelve, como el aire que respiras, como te alumbra la luz del sol, como te arrulla la sombra; ¿dónde empieza esa sombra y donde empieza mi persona, mi yo….?

Creerme que puedo ser, en mi misma, sin ser aquello que me envuelve, se me antoja hoy un imposible.

¿Qué soy yo si no soy esto que me está ocurriendo? Este cambio corporal, estas hormonas en ebullición, este vientre que se ha convertido en el centro de mi universo, este sentir vida dentro de mi…..me es ajena, y a la vez yo soy parte responsable y contenedora de ella. Me es propia, pero no me pertenece. Tan solo estar y dejar que ocurra.

Fundirse con la realidad es estar con lo que hay,con lo que me pasa, con lo que siento, con lo que pienso, con lo que noto.

No sé hacia donde voy, tan sólo se que voy y en este ir hacia, cada vez me reconozco menos, y cada vez me siento más.

Morir para vivir.

Bendecida sea la vida y bienvenidos los cambios que vivir conlleva.