El contacto. John O. Stevens

Sé que muchos de mis contactos con otras personas son superficiales y deshonestos. También sé lo profunda y sólida que puede ser la satisfacción de un contacto honesto, cuando dos personas están dispuestas a ser ellas mismas completamente. Lo importante es cómo. ¿Cómo podemos encontrarnos fuera de la separación y la soledad?

contactoMucho se ha escrito sobre la confianza y el amor, sobre que si uno puede construir una relación amorosa, basada en la confianza, entonces la gente puede ser honesto entre sí. Yo creo que esta idea es exactamente al revés .Es muy lindo si tengo confianza y amo a alguien, pero si no siento así, ¿qué puedo hacer? Confianza y amor son mis respuestas emotivas hacia otra persona, y estas respuestas no pueden inventarse. O siento amor o no lo siento. Todo el énfasis puesto sobre la confianza y el amor, resulta para mucha gente un fingir que se siente confianza y amor ” porque es saludable, y proporcionará intimidad, honestidad etc.” creando un nuevo terreno  a la falsedad y deshonestidad  de su comportamiento.

La honradez, sin embargo, es un comportamiento y es algo que puedo elegir o no. No puedo decidir amar o confiar , pero puedo decidir ser personalmente honesto o no. Y cuando elijo ser realmente honesto y digo lo que vivencio y lo que siento, estoy demostrando que puede confiarse en mi .Para poder hacer esto primero tengo que ser honesto conmigo mismo, tomar contacto con mi vivencia y hacerme responsable  de ella, comunicándola. Ese es el único comportamiento que puede motivar confianza .Confianza es mi respuesta a una persona que conozco y a la que sé que puedo creerla. Aunque  me disguste una persona, puedo creerle si es honesta conmigo y puedo respetar su deseo de ser honestamente como es. Cuando me respeto y tengo suficiente confianza en mí como para ser honestamente yo mismo, los otros responden con confianza y respeto.

encuentrosAsimismo la honradez no siempre obtiene amor como respuesta, pero es absolutamente esencial para el amor. Cuando soy honestamente yo mismo, y tú reaccionas cálidamente y con interés, entonces existe amor. Si calculo y me comporto falsamente a fin de complacerte, puede que tú ames mi comportamiento, pero no puedes amarme a mí  porque oculto mi existencia real detrás de ese comportamiento artificial. Aun si amaras mi comportamiento ficticio no podría recibir realmente tu amor: estaría enviciado por la certidumbre de que ese amor es para la imagen que he creado y no para mí. Además tendría que estar continuamente  en guardia para asegurar la conservación de tal imagen y, de ese modo, impedir que desaparezca tu amor. Y puesto que me aislé de tu amor de tal manera, me sentiré más solo y sin amor, e intentaré manipularte y manipularme  más desesperadamente todavía para conseguir ese amor. Esa es la trágica falacia de todo comportamiento basado en la fantasía y las imágenes, basado en la intención y el manejo. Siempre que me maneje para obtener una cierta respuesta o reacción de parte tuya, sé que tu respuesta no está dirigida a mí, de modo que es muy poca la satisfacción que me brinda ¡Tanto esfuerzo para lograr una respuesta que nunca puedo disfrutar realmente! Por el contrario, cuando honestamente soy yo mismo y tú reaccionas ante mí tal como soy en ese momento, puedo recibirlo completamente y saber de la satisfacción de estar relacionado realmente contigo. Este modo de relacionarse, no siempre es agradable o feliz _ a veces, es triste, otras enojoso, etc._ pero es siempre consistente y real, vitalmente vivo. 

                                                                                                                                                                                                            John O.Stevens            

Anuncios