Perls y Wilhelm Reich

– Mientras Freud y el psicoanálisis separaban cada vez más “estructura” de “energía” (interesándose en la primera), Reich siguió trabajando con los problemas de la economía energética a través de la cual se manifestaba y se mantenía la neurosis. Investigó cómo en las perturbaciones psíquicas se solidificaba esta energía y se le impedía fluir, desarrollando las nociones de potencia orgásmica y estructura del carácter.
El estudio de los ritmos corporales y de la coraza caracterial desembocó en la vegetoterapia, nombre dado a su enfoque y origen de a bioenergética (Lowen) y la core-energética (Pierrakos).
– Reich pone la salud anímica en la “potencia orgásmica” -entendida como la capacidad de entregarse, sin inhibiciones ni bloqueos, a la corriente de energía biológica- que se descarga preferentemente en contracciones musculares involuntarias.
– A las resistencias individuales las llama “coraza caracterial”. En esta coraza permanece ligada una parte de energía y sirve al mismo tiempo como defensa frente a excitaciones emocionales.
– Reich descubrió más tarde tensiones y endurecimientos musculares típicos, qe producían rigideces características en la postura y la expresión: las llamó “armadura muscular”.
– En la “coraza caracterial” se contiene la “biografía cristalizada” de un individuo, la “suma funcional de todas las viviencias pasadas”; la terapia consiste en disolver la coraza y hacer que vuelvan a circular las emociones que se habían solidificado, restaurando la capacidad de ser espontáneo, sin angustia ni inhibición: ésta es la potencia orgásmica -donde lo psíquico y lo corporal se condicionan vegetativamente y funcionan como un sistema unitario-.
– Esta superación de la dicotomía mente-cuerpo, rescatando la importancia del segundo, influyó en Perls, quien reconoce la enseñanza reichiana en su valoración del “cómo”, en vez del “qué” o del “porqué”.
– Funcionalmente la armadura corporal se articula en siete segmentos: ocular, oral, cervical, torácico, diafragmático, abdominal y pélvico. En el torácico se petrifican la ira, el llanto y la añoranza. En general, el trabajo energético es de arriba-abajo, hacia el segmento pélvico (lo que indica el claro componente sexual de la concepción reichiana de la resistencia).
– La gestalt es una de las herederas espirituales de las teorías de Reich por su acento en la sensación, la experiencia organísmica y la expresión inmediata y directa.

cuerpo

Peñarrubia, La vía del vacío fértil