Ampliar consciencia y ejercer la propia creatividad

Y ya va a ser la cuarta promoción de este formato de talleres intensivos dirigidos a realizar un trabajo individual en grupo desde una perspectiva gestáltica.

Se iniciarán en marzo del 2015 los martes en Granollers.

Se trata de una propuesta basada en la experiencia directa, en la revisión de conceptos e ideas que llevamos a cuestas y nos mantienen atrapados en una idea de nosotros mismos rígida y desfasada de la actualidad.

Este taller pretende ofrecerte un espacio y tiempo para poder verte y sentirte de un modo distinto a como lo haces en el día a día, para que te entrenes en el ejercicio de ser más libre, más espontáne@, más contecdad@ con lo que sientes, más presente, más en contacto contig@ mism@ y con l@ demás, en definitiva con el mundo.

Pondremos la atención en el presente, en tu capacidad de auto-regulación organísmica y en que tomes la responsabilidad de aquello que te ocurre en cada momento, tanto a nivel físico, como emocional, como mental.

Es necesario realizar una entrevista personal previa.

Ampliar consciencia y ejercer la propia creatividad

Taller de 12 sesiones de terapia Gestalt

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEn una época coma la que nos está tocando vivir, de profunda crisis económica y de valores, tanto personales como  sociales, puede que sea el momento de pararse y escucharse, para poder hallar desde donde continuar de un modo distinto, con nuestras vidas. Para poder generar cambios  en el mundo, es necesario empezar por revisarnos a nosotr@s mism@s.

Te propongo realizar un trabajo terapéutico individual en grupo,  a partir de la terapia Gestalt, ésta se enmarca en el grupo de les terapias humanistas, las cuales parten de la concepción que les persones somos un todo conformado de distintas partes, como  la mente, el cuerpo y la emoción.

Su finalidad es trabajar con el objetivo de que la persona integre todas las partes que la conforman, y  logre un estado de salud  basado en el equilibrio,  de manera que le permita vivir con fluidez entre aquello que necesite, en cada momento, y el sentir el estado de satisfacción una vez la necesidad haya sido satisfecha.

Trabajo estructurado en 12 sesiones de 2 hs i 30’ cada una. Trabajaremos  utilizando técnicas plásticas, música, trabajo corporal…

_ Horarios:  Lunes de mañanas  10:30 a 13 o de tardes de 17 a 19:30 (opcional y según disponibilidad de l@s participantes)

_ Calendario:

  • Marzo: 9, 16 y 23
  • Abril : 13, 20 y 27
  • Mayo: 4, 11, 18 y 25
  • Junio: 1 y 8

_ Contenidos: 

o   Sesión 1: Encuadre del trabajo

o   Sesión 2: La escucha externa. ¿Escucho lo que oigo?

o   Sesión 3: La escucha interna. ¿Cómo me siento?

o    Sesión 4: Identificación de la imagen propia. Soy así!!

o    Sesión 5: Permisos y órdenes parentales. De tal palo….

o     Sesión 6: Emociones básicas. Tristeza, rabia, alegría y miedo.

o    Sesión 7: Hacerse consciente de los propios límites. ¿Hasta dónde?

o     Sesión 8: Aspectos en la  sombra .¿Quién,  yo?

o     Sesión 9: Dramatización de conflictos

o    Sesión 10: Espacio interno.  Conciencia del espacio interno.

o    Sesión 11: Movimiento espontaneo. Expresión en movimento

o    Sesión 12: Cierre del trabajo.

_ Lugar:

_ Precio: 1o0€ mensuales (30€ por sesión). Precios especiales para personas con interés en participar y dificultades económicas. A pactar.

_ Grupo conducido por: 

Rebeca G. Lorente: Terapeuta Gestatlt formada a l’Escola de Gestalt de Girona, Diplomada en Treball Social per la Universitat de Barcelona, especializada en la atención a infantes y mujeres  víctimas de violencia en el ámbito familiar. Formada en el Programa SAT (de Claudio Naranjo) de formación personal y Profesional de Psicoterapia Transpersonal e Integrativa. Especialista en Facilitación Emocional, (EFE) en el centro centre de Psicoterapia Gestalt Zôa en Barcelona. Estudiante de teatro des del año 1991-1995 en el Col•legi del Teatre, de Barcelona. Consulta privada.

Ayudante: Gerard Porredon: Terapeuta Gestalt formado en l’Escola Taller de Gestalt de Barcelona (2012), formado también en Focusing –técnica de escucha corporal- por l’Institut Espanyol de Focusing, Licenciado en Ciències Polítiques (UPF), master en Cooperación Internacional (Sciences-po, Paris). Consulta privada en Granollers y St. Esteve de Palautordera(www.gerardporredon.com).

_ Inscriopciones: 

Teléfono: 654445470

e-mail: rebegonlor@gmail.com

blog:  http://rebecreando.wordpress

Es muy importante descubrir por uno mismo lo que se es en realidad, no de acuerdo con las teorías y las aseveraciones y la experiencias de los psicólogos, filósofos y gurús, sino por la investigación de toda la naturaleza y el movimiento de uno mismo, por el ver qué es uno realmente.”         Krishnamurti

Alicia y el gato

AliciaEl Gato, cuando vio a Alicia, se limitó a sonreír. Parecía tener buen carácter, pero también tenía unas uñas muy largas Y muchísimos dientes, de modo que sería mejor tratarlo con respeto.

– Minino de Cheshire -empezó Alicia tímidamente, pues no estaba del todo segura de si le gustaría este tratamiento: pero el Gato no hizo más que ensanchar su sonrisa, por lo que Alicia decidió que sí le gustaba-. Minino de Cheshire, ¿podrías decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí?

– Esto depende en gran parte del sitio al que quieras llegar – dijo el Gato.

– No me importa mucho el sitio… – dijo Alicia.

– Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes – dijo el Gato.

– … siempre que llegue a alguna parte – añadió Alicia como explicación.

– ¡Oh, siempre llegarás a alguna parte – aseguró el Gato- , si caminas lo suficiente!

A Alicia le pareció que esto no tenía vuelta de hoja, y decidió hacer otra pregunta: ¿Qué clase de gente vive por aquí?

– En esta dirección – dijo el Gato, haciendo un gesto con la pata derecha- vive un Sombrerero. Y en esta dirección – e hizo un gesto con la otra pata- vive una Liebre de Marzo. Visita al que quieras: los dos están locos.

– Pero es que a mí no me gusta tratar a gente loca – protestó Alicia.

– Oh, eso no lo puedes evitar – repuso el Gato- . Aquí todos estamos locos. Yo estoy loco. Tú estás loca.

– ¿Cómo sabes que yo estoy loca? – preguntó Alicia.

– Tienes que estarlo afirmó el Gato- , o no habrías venido aqui.

Alicia pensó que esto no demostraba nada. Sin embargo, continuó con sus preguntas:

– ¿Y cómo sabes que tú estás loco?

– Para empezar -repuso el Gato- , los perros no están locos. ¿De acuerdo?

– Supongo que sí – concedió Alicia.

– Muy bien. Pues en tal caso – siguió su razonamiento el Gato- , ya sabes que los perros gruñen cuando están enfadados, y mueven la cola cuando están contentos. Pues bien, yo gruño cuando estoy contento, y muevo la cola cuando estoy enfadado. Por lo tanto, estoy loco.

Alicia en el País de las Maravillas, Lewis Carroll

El tiempo del miedo. Nach

La democracia tiene miedo de recordar,
y el lenguaje tiene miedo de decir.
Los civiles tienen miedo a los militares.
Los militares tienen miedo a la falta de arma.
Las armas tienen miedo a la falta de guerras.
Es el tiempo del miedo.

Es el tiempo del miedo lo guía el gris de este suelo
miedo de otros hombres por su raza, por su credo
tenemos miedo a triunfar, miedo del fracaso
de andar entre callejones donde se oyen pasos
miedo a lo desconocido, miedo a vernos deprimidos
a darnos por vencido, perder los seres queridos
miedo a que nos quiten algo, miedo a caer mal
a ver cada vez mas cerca el día del funeral
miedo a que una bomba nuclear nos queme en el acto
a que cerca del hogar pueda explotar un artefacto
miedo a perder el trabajo, miedo a coger un atajo
a que nuestros hijos reciban un navajazo
miedo intermitente cuando el ambiente es urgente
cuando ves que alguien se gira y te mira fijamente
miedo a estar eternamente en paro,
miedo a aquel que va en el autobús, sentado a tu lado, vistiendo raro.

[Estribillo]
Miedo, el nos atrapa y nos convierte en víctimas
así amenaza a nuestra propia identidad
tan asustados queriendo apartar
lo que pueda dar nuestro bienestar
Vivimos en un mundo rápido
hicimos del temor un hábito, intenso pálpito
presos de un esquizo vértigo
El miedo es el veneno que nos matará

Tenemos miedo al cambio, y a la inseguridad
miedo al infarto del miocardio, miedo a la soledad
tenemos miedo a la muerte, tenemos miedo a la vida
miedo a ser inferiores, no cumplir la expectativa
miedo a nuestros pensamientos, a espacios abiertos
miedo a tener algo que esconder y ser descubiertos
tenemos miedo al recordar el pasado
miedo del futuro si el presente nos tiene cansados
miedo a no ser aceptados por el resto, miedo a nuestro estrés,
miedo a ser víctimas de un secuestro express
miedo a que llegue la noche, miedo a dejar de ser joven
miedo a comprar un buen coche y que nos lo roben
miedo a que el CO2 provoque cancer en el globo
miedo a que un tsunami arrase con todo
miedo al apagón que nos entierre como larvas
miedo a perder la calma, miedo a las casas sin alarma.

[Estribillo]
Miedo, el nos atrapa y nos convierte en víctimas
así amenaza a nuestra propia identidad
tan asustados queriendo apartar
lo que pueda dar nuestro bienestar
Vivimos en un mundo rápido,
hicimos del temor un hábito, intenso pálpito,
presos de un esquizo vértigo
El miedo es el veneno que nos matará

¿Quién quiere conocer el miedo?
el miedo mata la mente
el miedo es la pequeña muerte que crece hasta llevarnos a la destrucción total
afrontaré mi miedo, permitiré que pase a sobre mí y a través de mí
y cuando haya pasado seguiré firme en mi camino…

Miedo a que nos diagnostiquen enfermedad terminal
miedo a tener que dormir sin Valium ni Lorazepam
a trazar un plan que luego falle
miedo a de que aquellos que no tienen miedo vengan y nos callen
miedo a tener sueños sin saber a dónde irán
miedo al qué dirán, miedo al radical talibán de Irán
miedo a ser un Don Nadie, miedo a ser un líder
a que un virus se propague por el aire y nos liquide
miedo a hablar en público, a hacer el ridículo
miedo al querer madurar y ver que solo andas en círculo
a ser típico y mediocre
miedo al ver pasar el tiempo y ver que siempre serás pobre
presos porque ese miedo nos convierte en inestables
marionetas inquietas manipulables
culpables por caer en esa fobia destructiva
prefiero vivir sin miedo y ser libre de por vida.

Verbo. Nach

Al principio fue la palabra,
esa energía que guía tu voz si hablas,
igual que un arma que se activa entre tus labios,
alejándote del lodo y de ese ahogo solitario.

Somos puzzles incompletos,
esqueletos vagando histéricos,
mientras nuestro silencio se expande y hiere,
así el afecto muere triste y famélico.

Viendo que nada cambia,
que la rabia duerme tras la traquea,
siempre anclada en ese miedo que provoca arcadas,
pensando tanto diciendo nada.

Sintiendo cada mirada aminada por la costumbre,
seca con la escasez por la sed de deseos que no se cumplen,
abre tu conciencia y mira en las paredes, dirán que puedes
ser tu mismo sin fijarte en otros seres.

Y ser viento entre desiertos de cemento,
sabiendo que quien te rodea ya no te moldea,
haciendo que todos crean cuando vean que luchas por lo que quieres,
tu dices, tú haces, tu creces, tu sientes porque eres: “Verbo”.

La prueba de que existes con un grito eterno…
La voz que nace y te hace atravesar el tiempo…
La esencia que te diferencia, y te hace brillar…
El arma… que une metas y recuerdos… Verbo.

Demasiado cielo para tan pocas alas,
demasiado tiempo a solas,
demasiadas balas para esquivarlas todas,
demasiada oscuridad para moverte.

Demasiada vida para echarla a suertes con la muerte,
por eso actúa y convierte en cierto lo imposible
te atan acontecimientos pero el tiempo es libre.

Capaz de aniquilar al lado oscuro que te oprime,
es enorme ser deforme que habita entre el caos y el orden,
te marchita tu interior y lo revuelven
entre marnitas de sigilos donde sentimientos hierven.

No más silencios si nos queman,
no mas ojos hacia el cielo que envenenan,
no más penas de aguas negras en tus penas
que ciegan cada mañana,

Tú hablas, tú buscas, tú amas, tú ganas porque tu te llamas: “Verbo”

Sé tú el cambio que quieres ver en el mundo,
ese rayo que cayó y que retumbó en lo más profundo,
juntos tú y tu voz como una luz incandescentes,
juntos tú y tu voz cuando nadie te defiende.

Cuando el resto no comprende que eres especial,
y que no caes en la espiral superficial que arrastran otros,
cuál de aquellos rostros no echará a perder su vida,
girate y mira cuantos se ahogan y no respiran,

oscilan en precipicios de edificios ven,
que la inercia y vicio les dejó lejos del edén,
¿pero quién tiene la fórmula y desata
la tremula red de esa tarántula de la que nadie escapa?

Así que saca de una vez por todas tu pasión,
tu furia, pasa a la acción arrinconando a la penuria
y recuerda que cada emoción muere cuando se esconde,
tú luchas, tú vuelas, tú sabes, tú puedes

Tu nombre es la prueba de que existes con un grito eterno,
la voz que nace y te hace atravesar el tiempo,
la esencia que te diferencia y te hace brillar,
el arma que une metas y recuerdos.

Tú tienes el más grande poder que nos fue dado,
la palabra, que libera afectos encadenados,
es el don de poder ser alguien lejos de un silencio enfermo,
o que te atrapa para hacer de ti su siervo.

Atrévete a cambiar… tu mundo.

 

La educación que tenemos roba a los jóvenes la conciencia, el tiempo y la vida Entrevista a Claudio Naranjo, psiquiatra chileno

Claudio NaranjoCuando uno escucha a este psiquiatra chileno de 75 años da la sensación de estar frente al Jean-Jacques Rousseau de nuestro tiempo.

Cuenta que estaba bastante dormido hasta que en los años 60 se fue a vivir a EE.UU., allí fue discípulo de Fritz Perls, uno de los grandes terapeutas del siglo XX y formó parte del equipo del Instituto Esalen en California. Allí tuvo grandes experiencias en el mundo terapéutico y en el mundo espiritual. Contactó con el sufismo y se convirtió en uno de los introductores de Eneagrama en occidente. También bebió del budismo tibetano y el zen.

Claudio Naranjo ha dedicado su vida a la investigación y a la docencia en Universidades como Hardvard y Berkeley. Ha fundado el programa SAT, una integración de la terapia Gestalt, el Eneagrama y la Meditación para enriquecer la formación de profesores. En este momento está lanzando un aviso muy contundente: o cambiamos la educación o este mundo se va a pique.

-Dices que para cambiar el mundo hay que cambiar la educación ¿cuál es la problemática de la educación y cuál es tu propuesta?

-La problemática en la educación no es de ninguna manera la que a los educadores les parece que es. Creen que los estudiantes ya no quieren lo que se les ofrece. A la gente se le quiere forzar a una educación irrelevante y se defiende con trastornos de la atención, con desmotivación. Yo pienso que la educación no está al servicio de la evolución humana sino de la producción o más bien de la socialización. Esta educación sirve para domesticar a la gente de generación en generación para que sigan siendo unos corderitos manipulables por los medios de comunicación. Esto es socialmente un gran daño. Se quiere usar la educación como una manera de meter en la cabeza de la gente una manera de ver las cosas que le conviene al sistema, a la burocracia. Nuestra mayor necesidad es la de una educación para evolucionar, para que la gente sea lo que podría ser.

La crisis de la educación no es una crisis más entre las muchas crisis que tenemos, sino que la educación está en el centro del problema. El mundo está en una crisis profunda porque no tenemos una educación para la conciencia. Tenemos una educación que en cierto modo le está robando a la gente su conciencia, su tiempo y su vida.

El modelo de desarrollo económico de hoy ha eclipsado el desarrollo de la persona.

-¿Cómo sería una educación para que seamos seres completos?

-La educación enseña a la gente a pasar exámenes, no a pensar por si misma. En un examen no se mide la comprensión, se mide la capacidad de repetir. ¡Es ridículo, se pierde una cantidad tan grande de energía! En lugar de una educación para la información, se necesitaría una educación que se ocupe del aspecto emocional y una educación de la mente profunda. A mi me parece que estamos presos entre una alternativa idiota, que es la educación laica y una educación autoritaria que es la educación religiosa tradicional. Está bien separar Estado e Iglesia pero, por ejemplo en España, han echado por la borda el espíritu como si religión y espíritu fueran la misma cosa. Necesitamos que la educación atienda también a la mente profunda.

-¿Cuándo hablas de espiritualidad y de mente profunda a qué te refieres exactamente?

-Tiene que ver con la conciencia misma. Tiene que ver con aquella parte de la mente de la que depende el sentido de la vida. Se está educando a la gente sin ese sentido. Tampoco es la educación de valores porque la educación de valores es demasiado retórica e intelectual. Los valores deberían ser cultivados a través de un proceso de transformación de la persona y esta transformación está muy lejos de la educación actual.

La educación también tiene que incluir un aspecto terapéutico. Desarrollarse como persona no se puede separar del crecimiento emocional. Los jóvenes están muy dañados afectiva y emocionalmente por el hecho de que el mercado laboral se traga a los padres y ya no tienen disponibilidad para los hijos. Hay mucha carencia amorosa y muchos desequilibrios en los niños. No puede aprender intelectualmente una persona que está dañada emocionalmente.

Lo terapéutico tiene mucho que ver con devolverle a la persona la libertad, la espontaneidad y la capacidad de conocer sus propios deseos. El mundo civilizado es un mundo domesticado y la enseñanza y la crianza son instrumentos de esa domesticación. Tenemos una civilización enferma, los artistas se dieron cuenta hace mucho tiempo y ahora cada vez más los pensadores.

-A la educación parece solo interesarle desarrollar la parte racional de la gente ¿Qué otras cosas podrían desarrollarse?

-Yo pongo énfasis en que somos seres con tres cerebros: tenemos cabeza (cerebro intelectual), corazón (cerebro emocional) y tripas (cerebro visceral o instintivo). La civilización está íntimamente ligada por la toma de poder por el cerebro racional. Con el momento en que los hombres predominaron en el dominio político, unos 6000 años atrás, se instaura esto que llamamos civilización. Y no es solamente el dominio masculino ni el dominio de la razón sino también de la razón instrumental y práctica, que se asocia con la tecnología; es este predominio de la razón instrumental sobre el afecto y sobre la sabiduría instintiva lo que nos tiene tan empobrecidos. La plenitud la puede vivir sólo una persona que tiene sus tres cerebros en orden y coordinados. Desde mi punto de vista necesitamos una educación para seres tri-cerebrados. Una educación que se podría llamar holística o integral. Si vamos a educar a toda la persona, hemos de tener en cuenta que la persona no es solo razón.

Al sistema le conviene que uno no esté tanto en contacto consigo mismo ni que piense por sí mismo. Por mucho que se levante la bandera de la democracia, se le tiene mucho miedo a que la gente tenga voz y tenga conciencia.
La clase política no está dispuesta a apostar por la educación.

-La educación nos sumerge en un mar de conceptos que nos separan de la realidad y nos aprisiona en nuestra propia mente ¿Cómo se puede salir de esa prisión?

-Es una gran pregunta y es una pregunta necesaria en el mundo educacional. La idea de que lo conceptual sea una prisión requiere una cierta experiencia de que la vida es más que eso. Para uno que ya tiene el interés en salir de la prisión de lo intelectual, es muy importante la disciplina de detener la mente, la disciplina del silencio, como se practica en todas las tradiciones espirituales: cristianismo, budismo, yoga, chamanismo… Parar los diálogos internos en todas las tradiciones de desarrollo humano ha sido visto como algo muy importante. La persona necesita alimentarse de otra cosa que conceptos. La educación quiere encerrar a la persona en un lugar donde se la somete a una educación conceptual forzada, como si no hubiera otra cosa en la vida. Es muy importante, por ejemplo, la belleza. La capacidad de reverencia, de asombro, de veneración, de devoción. No tiene que ver necesariamente con una religión o con un sistema de creencias. Es una parte importante de la vida interior que se está perdiendo de la misma manera en que se están perdiendo los espacios bellos de la superficie de la Tierra, a medida que se construye y se urbaniza.

-Precisamente quería preguntarte tu opinión sobre la crisis ecológica que vivimos.

-Es una crisis muy evidente, es la amenaza más tangible de todas. Se puede prever fácilmente que con el calentamiento de la Tierra, con el envenenamiento de los océanos y otros desastres que están pasando, no vamos a poder sobrevivir tantas personas como las que somos ahora.

Estamos viviendo gracias al petróleo y consumimos más recursos de los que la tierra produce. Es una cuenta atrás. Cuando se nos acabe el combustible será un desastre para el mundo tecnológico que tenemos.

La gente a la que llamamos más primitiva como los indígenas tienen una forma de tratar a la naturaleza que no viene del sentido utilitario. En la ecología como en la economía y otras cosas, hemos querido prescindir de la conciencia y funcionar sólo con argumentos racionales y eso nos está llevando al desastre. La crisis ecológica sólo puede pararse con un cambio de corazón, verdadera transformación, que sólo la puede dar un proceso educativo. Por eso no tengo mucha fe ni en las terapias ni en las religiones. Solo una educación holística podría prevenir el deterioro de la mente y del planeta.

-¿Podríamos decir que has encontrado un equilibrio en tu vida a esas alturas?

-Yo diría que cada vez más, aunque no he terminado el viaje. Soy una persona que tiene mucha satisfacción, la satisfacción de estar ayudando al mundo en el que estoy. Vivo feliz, si se puede ser feliz en esa situación trágica en la que estamos todos.

-Desde tu experiencia, tu trayectoria y tu madurez, ¿cómo procesas el hecho de la muerte?

-En todas las tradiciones espirituales se aconseja vivir con la muerte al lado. Hay que hacerse a esa evidencia de que somos mortales y creo que el que toma la muerte en serio no será tan vano. No tienes tanto miedo a cosas pequeñas cuando hay una cosa grande de la cual preocuparte más. Yo creo que la muerte sólo puede superarla uno que en cierto modo muere antes de morir. Uno tiene que morir a la parte mortal, a la parte intrascendente. Los que tienen suficiente tiempo y vocación y que llegan suficientemente lejos en este viaje interior se encuentran tarde o temprano con su verdadero ser. Y ese ser interior o ese ser lo que uno es, es algo que no tiene tiempo y que le da a una persona una cierta paz o un sentido de invulnerabilidad. Estamos muy absortos en nuestra vida cotidiana, en nuestros pensamientos de alegría, tristeza, etc… No estamos en nosotros, no estamos atentos a quien somos. Para eso necesitamos estar muy en sintonía a nuestra experiencia del momento. Esta es la condición humana, estamos viviendo hacia el pasado y el futuro, el aspecto horizontal de nuestra vida. Pero poco atentos a la dimensión vertical de nuestra vida, el aspecto más alto y más profundo, eso es el espíritu y es nuestro ser y la llave para acceder es el aquí y ahora.

A veces vamos en busca del ser y a veces nos confundimos en la búsqueda de otras cosas menos importantes como la gloria.